sábado, agosto 20, 2005

Por razones que pueden ser obvias, se me quedó una línea de St John Perse: "Ay vejez, y cómo nos engañas: Nos prometes un camino de cenizas y nos das un camino de brasas". Y así es: atestiguo cómo el mundo se transforma en un cúmulo de brasas, que recojo una tras otra sin importar que mis manos se llaguen y que el fuego me llegue a los huesos: así se calientan. De vez en cuando, un viento rapaz sopla sobre esas brasas, y de cuando en cuando se levanta una llama. Vejez, verde vejez, por los escondrijos de mis pechos soplan aires húmedos, tibios, que dejan apenas un rocío ligero hecho de deseos ignorantes de límite y de moral. Privilegio: Me embriago con el púrpura y el naranja de mis flores, con la presencia masiva de un adolescente, con el óvalo impositivo de las nalgas de las pollitas que, por fortuna impúdicas e inconscientes, se bajan los pantalones en público cada vez más. Observo el proceso con atención.

6 Comments:

Blogger Raquel Olvera said...

He pensado en esas cossas de la vejez, y cada vez me identifico más contigo, en serio.

lunes, agosto 22, 2005 10:34:00 a. m.  
Blogger Lo-que-serA said...

¿De veras es TAN de brasas, doctor? Cielo santo, si en lugar de empequeñecer los deseos ignoran límite y moral ¿será que por fin, POR FIN, volaré?

lunes, agosto 22, 2005 11:43:00 a. m.  
Blogger Lety said...

Querido Amaradás:

Que a tiempo obtuve tu dirección para visitarte.
No estaré en el pozole, pero estaré entre tus letras.
Gozándolas con ojos adolescentes, abiertos como platos, disfrutando de esas llamas que se levantan y te iluminan ante nosotros.
Que esta presentación traiga para tí todo lo que mereces.
Los quiero.

martes, agosto 23, 2005 5:11:00 a. m.  
Blogger ivanbuenader said...

Muy buen texto. Pero es tuyo? O todo de John Perse? Lo bueno es que a las brasas, la carne, se asa más rica :)

martes, septiembre 13, 2005 8:42:00 p. m.  
Blogger Amaradás said...

Mi querido Iván: De Saint John Perse es hasta "...y nos das un camino de brasas". El resto es mío, aquí nomás.
Mil y una gracias, setenta veces siete, por las luces, la niebla, la música, la presencia, la noche mágica, llena de erotismo y dicha. Y si dije alguna torpeza--que sí dije--fue jugando, jugando, con la confianza. Y con la confianza, besos para tí y Maxi. ¡Sois lo maxi!

sábado, septiembre 17, 2005 1:45:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Looking for information and found it at this great site... panasonic portable tv flat screen Reduce cellulite natural high cholesterol diet sheet Didrex what is fioricet Golf practice charente maritime freerolls texas holdem

jueves, marzo 01, 2007 3:00:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home