miércoles, septiembre 21, 2005

José de la Colina escribió esto para nosotros:
"El burdel fantasmal regentado por doña Carolina Invernizzio en la ciudad de Ramusia no existe durante el día ni en seis de los siete días de la semana, existe tan sólo durante la noche del sábado y se le encuentra en una zona de la ciudad que nunca es la mism, es decir que lo encuentras o no lo encuentras, según seas afortunado o no, y los pocos ciudadanos que han tenido la fortuna de hallarlo y estar en él (pero sólo una vez en sus vidas) luego, con el susurro característico de quienes fuesen socios de un club selectivo y secreto, cuentan en los bares que es el mejor burdel del mundo y que sus putas fantasmas, mujeres muy bellas y bien formadas, pero de cuerpos abstractos en los que sólo son concretos los coños, poseen una sabiduría erótica que se acerca deliciosa pero peligrosamente a la Poesía". Milenio diario, 28 agosto 2005.